#LecturasoportunasVenezuela.  La primera vez que oí hablar de este libro fue en el año noventa y tanto, en los primeros semestres de la carrera de Filosofía en la UCV. Un viejo profesor, infectado por el virus del chavismo tempranero, lo citó con reticencia, como si se tratara de una especie de “Mein Kampf” de corte costumbrista. La idea de que la guerra de independencia pudiera interpretarse como una guerra civil lo ofendía profundamente. En su lectura, no contemplaba la posibilidad de suprimir la figura del enemigo externo, pieza necesaria para justificar nuestras taras sociales y estancamientos. El argumento del gendarme necesario le parecía más oportuno y, desde la tribuna de las aulas, intentó vendernos la idea de que el César democrático había llegado para quedarse. Tiempo después, más por azar que interés, me acerqué a las verdaderas páginas de Vallenilla. Este libro fue escrito hace 100 años, pero su vigencia es desconcertante. La interpretación histórica y sociológica de la venezolanidad que hace el autor es de una gran lucidez y agudeza, no exenta de controversia. El llamado ideólogo del gomecismo encontró múltiples detractores, tanto al momento de la publicación de la obra como años después. La tragedia de los últimos años invita a reflexionar sobre muchos de los señalamientos expuestos por Vallenilla: la necesidad de la mano dura para superar un estadio de inmadurez social, los usos políticos de la historia, la fundación de la nación como guerra intestina. Las preguntas están abiertas y, quizás, le toca a una nueva generación (como la del joven Guaidó) abordarlas desde una nueva perspectiva. Como señala Jesús Sanoja Hernández, es “un libro inevitable a la hora de repensar nuestro pasado, con el propósito de abordar el siglo XXI libres de mitos, de 'buenos tiranos' y de dogmas providencialistas”. AUTOR: Laureano Vallenilla Lanz.
EDITORIAL: Libros de El Nacional. Colección Ares.

#librosrecomendados #bookstagram #bookstagrammer #megustaleer
#readers  #literatura #amoloslibros #instalibros

89 likes  7 comments

Share Share Share


Eduardo Sánchez Rugeles.Eduardo Sánchez Rugeles.